El Proceso te transforma

Dios usa los procesos para un propósito en nuestras vidas. Él nunca se queda con nada y todo obrará para bien conforme dice la Biblia, aun cuando no entendamos las cosas en ese momento. Un evento no grato en nuestras vidas nos hace sentir que estamos en un desierto. Pero en medio de esa prueba todo se convertirá en una poderosa oportunidad para que Dios se glorifique y muestre su poder. Ese momento difícil de tu vida donde Dios te está transformando y procesando para llevarte hacia el lugar de triunfo puedes verlo de varias formas. Una de ellas como una plataforma donde Dios va a desplegar su poder y todos lo verán, Él se glorificara y tu subirás a un nuevo nivel de fe, porque esta será desafiada. Dios nos dice en su Palabra, no te desampararé, ni te dejaré (Hebreos 13:5) Aunque sientas que estas en un valle de sombra de y de muerte que no tema tu corazón porque ahí Dios te infundirá aliento.  El Padre nos dice en su Palabra, Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados (Romanos 8:28)  

Dios a través de Santiago nos dice en el versículo 1: 5 “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios”. Habrá muchísimos momentos cuando no sepamos qué hacer ni cómo responder. En esos momentos necesitamos ir al Padre y buscar sabiduría de parte de Él. Pero si estamos tan afligidos que no podemos orar o no sabemos cómo hacerlo, (Romanos 8:26) nos calma asegurándonos que el Espíritu Santo toma los gemidos que ni siquiera podemos proferir y los presenta delante del Padre. La oración en medio de la tribulación nos ayuda a volver a ver a Dios. Desvía nuestros ojos de los problemas y los vuelve a enfocar en Dios que es todopoderoso, misericordioso y justo. Nunca hay una manera fácil de atravesar la prueba, pero siempre hay una forma cuando somos guiados por el Espíritu Santo de Dios, creyendo, orando,  con gozo porque entendemos  los beneficios del proceso, ejercitando la fe; y al entender el proceso  cruzaremos del desierto a la tierra prometida donde llegaremos completamente transformados.