En el reposo está mi milagro

Si estás esperando un milagro, te exhorto a descansar en Dios. Nada logramos con preocuparnos, desanimarnos, e incluso caer en ansiedad. Si estás pasando por un momento de prueba, hoy vengo a persuadirte y decirte, no permitas que el enemigo traiga al angustiador a tu vida, haciéndote caer en zozobra, Jesús es tu reposo y a él entregas tus cargas. El Señor nos habla a través de su Palabra en el libro de 1 Reyes 18:42-43 Y el profeta Elías había decretado de parte de Dios, que una gran sequía acontecería en Israel por 3 años producto de la desobediencia de ese pueblo. Su criado es enviado por el profeta para que fuera a observar las nubes y le dice sube ahora, y mira hacia el mar. Y él subió, y miró, y dijo: No hay nada. Y él le volvió a decir: Vuelve siete veces. A la séptima vez dijo: Yo veo una pequeña nube como la palma de la mano de un hombre, que sube del mar.  En ese momento ya el profeta sabía que se acercaba una gran tormenta. Si observamos, siete veces envió Elías a su criado, porque el reposo en Dios, tal como entendemos el siete es un número que nos habla del reposo y su confianza plena estaba puesta en el Señor que enviaría la lluvia. El criado vio una nube del tamaño de una palma de mano, y con esto quiero decirte, que aún cuando veas que las cosas se van desarrollando poco a poco y no has visto el milagro en su plenitud, no dejes de creer, reposar, alabar y dar gracias a Dios, porque ya pronto, verás la lluvia de bendición que Dios enviará sobre tu vida. Reposa en Dios y el hará, aunque sientas que tu inicio está siendo pequeño, tu postrer estado será muy grande. 

Mensaje extraído de la predica: