Las palabras llevan tu fe

Si estás esperando un milagro recuerda, las palabras son el vehículo que llevan tu fe al punto el cual tu necesitas para que haya un cambio. Entonces echa mano de lo que está en la eternidad, porque ahí se encuentra lo que tu necesitas aquí en lo natural. Dile al Señor, Padre tú me respondes y manifiestas lo que necesito. La Palabra de Dios dice: Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado (1 Timoteo 6:12) Ahora que Cristo vive en ti, tu tienes la vida que Dios posee. Eso nos dice que todo lo que está en lo celestial nos pertenece, por eso aférrate a la fe que simbólicamente son tus brazos espirituales y trae el diseño de Dios del cielo a la tierra en todo aquello que necesitas. Con esto estoy tratando de hacerte entender quien eres y que es lo que posees para que obtengas lo que Dios quiere darte que ya es tuyo, porque Él dice que te ha bendecido con toda bendición espiritual, ya fue hecho.

El regalo más grande que Dios nos dio a través de su hijo Jesús es la salvación. Dice en Romanos 10:8-10

Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que, si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Esta acción involucra tu boca y tu corazón, ahora bien, si con la boca se confiesa para salvación ¿qué hay de la sanidad? debes creer en tu corazón que Dios te quiere sano y Él ya lo hizo con su llaga. ¿Entonces que debemos hacer con la boca? confesar para sanar, confesar para protección con la boca se confiesa para vencer ese hábito de pecado en tu vida. Dios nos llama a ser hacedores y no solo oidores, y eso nos hace accionar y hablar lo que hemos aprendido del Señor

La fe es simple, cree con tu corazón, habla con tu boca y tus palabras cargadas de fe producirán vida y se manifestará lo que has clamado. 

Dice la Palabra (2 Cor. 4:13) Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos; y algo sobrenatural ocurrirá, solo cree.