Toma esfuerzo avanzar y no mirar hacia atrás.

Prédica: Debes abandonar el pasado
Hemos pasado por situaciones las cuales tenemos que tener en mente que para poder avanzar debemos olvidarnos de ellas. Es imposible avanzar, si no te desamarras de aquello que te ha dolido en el pasado. Cosas que aún pueden dolerte por que alguien te lo hizo, o cosas que tú hiciste. Tal vez has llegado a perdonar lo que te han hecho; pero el enemigo puede tratar de continuar condenándote por lo que tu hiciste, en otras palabras, sientes que no eres digno de recibir el perdón que Dios te dio a través de Jesús, y eso es un amarre que te impide avanzar. Es nuestra obligación desamarrarnos del pasado no importa cuan duro haya sido; porque Dios te está llamando a avanzar. Dios quiere que te multipliques y des fruto, por esto debes olvidarte de lo que te han hecho y lo que tu hiciste. Y esto toma esfuerzo; pero con Dios todo lo puedes, El dice en su Palabra (Filipenses 3:13-16) Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.


Tú eres más que vencedor, solo tienes que creerlo. Vamos a ganar si entendemos el armamento que Dios nos ha dado y comprendes quién eres tú para utilizar esos armamentos, porque cuando entiendas y comprendas eso, con Dios te vuelves imparable. En la vida encontraremos obstáculos y el enemigo siempre tratara de levantar a un gigante, y te recuerdo que para ganar siempre hay que tener un contrincante, es ahí cuando se gana una batalla. Por eso debemos saber y tener nuestra identidad clara quienes somos en El. Recuerda que no hay nada que tu no puedas alcanzar si estás en Cristo. Si crees que hay algo que no puedes alcanzar es porque tú mismo le colocas el techo. Tenemos que ser perseverantes porque las situaciones adversas nos pueden desenfocar, desalinear y sacarnos de nuestros propósitos. La perseverancia nos ayuda a no desmayar o rendirnos cuando las cosas no son o salen como queremos. La perseverancia nos ayuda a superar nuestras limitaciones y alcanzar resultados extraordinarios. Levántate y resplandece, porque ha venido tu luz y la gloria de Dios, es vista sobre ti.